Socialización del género

A través del proceso de socialización se inculca a las personas la manera de cómo hay que comportarse en relación con la cultura en la que se encuentre y esto incluye las conductas sociales adecuadas a los diferentes roles de género. Este hecho hace que se genere desigualdad y jerarquía entre géneros llevando el rol femenino al ámbito de lo privado y el rol masculino al ámbito de lo público.


Durante la infancia es la etapa más clara para entender cómo el proceso de socialización afecta directamente al sexismo incorporando los esquemas de género a través del juego. Por ejemplo. mediante la elección de juguetes sexista, la distribución de los espacios a la hora del recreo en la escuela o actividades lúdicas estereotipadas según el sexo, lo que llamarías el currículo oculto. Tanto a través del juego como la educación, los individuos interiorizan y normalizan los roles de género y los incorporan a sus esquemas, los cuales les ayudarán a lidiar con la vida adulta dentro de un contexto determinado[1].



De acuerdo con lo expuesto, podría decir que la violencia de género está estrechamente relacionada con el sistema patriarcal y con la normalización de las desigualdades entre los sexos. El sistema patriarcal fomenta el sexismo para legitimar el poder que se ejerce sobre la mujer. Este hecho puede observarse en los mass media, anuncios, programas de televisión o la música invadido de micromachismos que están totalmente normalizados en la cultura actual. De esta manera, se culpabiliza a la mujer cuando ésta no “encaja” con la regla establecida de cómo debería ser una mujer y legitima cualquier acto violento contra ella.

[1] Tener en cuenta que el proceso de socialización no es finito y el individuo está constantemente aprendiendo de su entorno, incorporando o modificando algunos de sus esquemas.

6 vistas

© 2023 by Reidentidades